viernes, 11 de julio de 2014

Un álamo en otoño, de Eva Barro




Título: Un álamo en otoño
Autora: Eva Barro 
Nacionalidad: España
Bohodón Ediciones, 2013
262 páginas.
Tapa blanda
Precio: 17 euros
ebook: 7,59 €






Argumento

A los cuarenta años, la profesora Lucide empieza a apreciar las “hebras doradas” de su tapiz vital, las que hay que reconocer para disfrutarlas en el momento en que aparecen, las que hay que guardar para deleitarse mediante el recuerdo. Los otros hilos son oscuros, ásperos, amargos, horrísonos o pestilentes, y aunque más numerosos, son los que es preciso olvidar, tras superarlos, para valorar con cierta justicia el resultado final del bordado. Y en el ocaso, al final de su otoño presidido por los álamos, reconoce que, aunque tal vez con cierto retraso, ha sido capaz de cumplir su misión y ha valido la pena.



Mi opinión 

Un álamo en otoño comienza con Elena, una mujer de 40 años, en la consulta de Mercedes, después de haberse intentado suicidar. Mercedes le pide que le hable de ella, y así, mediante los recuerdos de Elena, mezclando distintos momentos y épocas de su vida, vamos conociéndola.

La novela tiene dos partes. La primera, “Un álamo...”, nos cuenta el pasado de Elena, y lo que le ha llevado a estar en esa consulta. La segunda parte, “… en otoño”, nos narra lo que le pasa a partir de ese momento.

Al principio, me costó hacerme con la historia. La novela no tiene una estructura convencional. Se apoya principalmente en los diálogos, sin indicar quién es el que habla (es decir, sin el típico -dijo Elena). Y por eso al principio me liaba un poco, hasta que no avanzaba un par de líneas en el diálogo, no sabía quiénes estaban hablando, ni en qué momento de la vida de Elena estaba. Pero enseguida te sitúas, y el planteamiento me ha gustado, le da agilidad a la historia.

Los diálogos están intercalados con los pensamientos de Elena, y a veces, una misma escena la autora nos la cuenta en dos columnas, una bajo el punto de vista de Elena, y la otra, bajo la perspectiva de Alan, un joven alumno que va a ser muy importante en la vida de Elena.

Mientras Elena va desgranando su vida a Mercedes, conocemos la relación con su marido, a quien hace mucho que no quiere, pero con quien sigue por no tener a dónde ir; la relación con su madre, que siempre la ha sobreprotegido; y el soplo de vida que supone para ella comenzar a trabajar como en la Universidad, donde trabará amistad con un compañero, se sentirá valorada, y conocerá a un joven que reavivará sus ilusiones y dará un vuelco a su vida.

La madre de Elena me sacaba de quicio, tan controladora, pendiente del qué dirán, siempre haciéndose la víctima y defensora a ultranza de que el papel primordial de la mujer es su hogar, ser ama de casa (en plan: El hombre es el que tiene que traer dinero a casa, y la mujer tiene que tener la casa impoluta, la comida hecha y al marido satisfecho, porque es su obligación en la vida).

Unido a que su marido ni le dirige la palabra si no es para reprocharle algo, para Elena supone un punto de inflexión empezar a trabajar en la Universidad, y sentirse reconocida, escuchada, útil. Por eso, dice que a los 40 es cuando siente que ha comenzado a vivir y a tomar sus propias decisiones. Y, en cierto modo, es así.

Entonces, ¿por qué se intentó quitar la vida? Tendrás que leer Un álamo en otoño para averiguarlo.

Me ha gustado mucho la novela, adentrarme en la vida de Elena y conocerla. Un álamo un otoño no es una novela de aventuras, no pasan grandes cosas, sólo es la vida de una mujer de 40 años. Pero el ritmo no flojea, la historia me ha resultado muy interesante y en ningún momento me he aburrido.

Elena es un personaje muy bien construido, es real, con sus virtudes y sus defectos. Te lleva a reflexionar sobre la vida, cómo al no elegir, estás eligiendo. Cómo puedes vivir, sin vivir realmente. Y, desde luego, ya no miraré a los álamos de la misma manera.

* Gracias a Bohodón Ediciones por facilitarme un ejemplar de la novela para su lectura y reseña.


Valoración:

7,5/10

“Amar es este error imprescindible para poder vivir,
esta forma distinta de sentir la lluvia cuando llega el otoño”.
Fernado Beltrán

14 comentarios:

  1. Pueden resultarme muy interesantes esas reflexiones sobre la vida de un amujer de esa edad

    ResponderEliminar
  2. Hola Teresa por el momento no me animo con su lectura. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  3. Quiero quitarme muchas de las lecturas que tengo pendientes y me he hecho el próposito de no añadir muchas más a mi lista. Como esta, por lo que leo, no es de las lecturas que más me suelen gustar la dejo apuntada en pequeño y el tiempo dirá. Besos.

    ResponderEliminar
  4. No la conocía pero me has hecho que me entrara curiosidad por conocerla, besotes

    ResponderEliminar
  5. La disfruté mucho, de hecho esa forma tan peculiar de narrar fue quizá lo que más amenizó la lectura.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Bufff no deberia pero... Me la apunto!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me gustan este tipo de historias. Por el momento me quedo sin leerla, me la ofreció la editorial pero no la recibí.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo esta no me la llevo, me da que decaería mi estado de ánimo con ella, no tiene pinta de ser una de ésas lecturas precisamente alegres.
    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Yo al final no la acepté porque no creia que fuera una lectura adecuada para este verano... y dejarla para mas adelante me sabía mal. Sigo con la duda de si cogerla o no, aunque suena interesante, la verdad. Besos

    ResponderEliminar
  10. No la conocía pero tiene buena pinta, aunque me parece que es de esas lecturas para las que tendría que buscar el momento adecuado porque si me pilla de bajón es capaz de hundirme. Me la apunto !
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. La portada es muy llamativa. Me parece una buena lectura, la tendré en cuenta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Mejor la dejo pasar, aunque das argumentos para leerla en el futuro... 1beso!

    ResponderEliminar
  13. parece interesante, pero voy terminando a Saramago y ahora quiero un libro con diálogos bien definidos.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  14. No conocía este libro, no pinta mal, gracias por la reseña

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...