domingo, 29 de noviembre de 2015

Encuentro con Kate Morton

El pasado 19 de octubre, unas cuantas blogueras tuvimos la inmensa suerte de acudir a un encuentro con Kate Morton. Cuando llegamos, estaban terminando de hacerle una entrevista. Al poco, comenzó el encuentro, con Kate Morton acompañada de un traductor y de Pablo Álvarez, el director de Suma de letras.

Pablo Álvarez comenzó dándonos las gracias por acompañarlos (aunque más bien, las agradecidas éramos todas las que estábamos allí por haber sido invitadas), diciéndonos que era un día muy especial porque estuviera allí Kate Morton. Nos remitió a “El jardín olvidado”, libro con el que Kate Morton saltó a la fama en España, y con el que llegó a muchísimas personas (en España se han vendido más de un millón y medio de ejemplares). Pablo también nos dijo que estaba muy contento porque estuviéramos allí, porque valora muchísimo el trabajo que hacemos de difundir los libros.

También nos contó los universos que maneja Kate Morton en sus novelas (conocidos por cualquiera que haya leído sus libros): protagonistas femeninas muy especiales con una personalidad muy bien construida y muy bien dibujadas, sagas familiares, alguna pérdida en el camino, muchísima intriga y ganas de conocer todo ese misterio que Kate Morton imprime en cada una de sus novelas ella.

También nos contó lo exigente que es Kate Morton consigo misma, como trata de superarse en cada nueva novela, y como lo ha ido haciendo. Que Suma de letras apuesta por ella, y han sacado una primera edición con muchísimos ejemplares, porque Kate Morton se ha convertido en un fenómeno tanto de ventas como de calidad.


Después le cedió la palabra a Kate, quien agradeció sus palabras y nuestra presencia, pues siempre le resulta apabullante cuando alguien dice tantas cosas maravillas de ella. Nos contó que hablar de libros con personas a quienes les gustan los libros es una de sus cosas preferidas, incluso cuando no es de sus libros (pero que ya que teníamos allí sus libros, que hablásemos de ellos). Para ella, tener su libro en sus manos es un placer. “El último adiós” los escribió embarazada de su tercer hijo, y que eso lo vamos a ver plasmado en él, pues es difícil que un autor no plasme parte de su vida en los libros que escribe. El objetivo de Morton cuando escribe un libro es que los lectores se sientan envueltos por su historia igual que se sentían envueltos cuando de pequeños leían un libro y les parecía que ese mundo en el que se metían era maravilloso. Nos dijo que podría estar hablando horas de su libro, pero que lo que quería era que le preguntásemos lo quisiéramos.

La primera pregunta fue si acariciaba la libreta en el bolsillo, como hace uno de sus personajes en “El último adiós”. Nos dijo que no, pero que siempre le acompaña alguna libreta de notas, sea de un tipo u otro.

Cornwall es un sitio especial para ella, siente que de alguna manera pertenece allí, pero hay muchos lugares que la inspiran, porque es una persona que suele enamorarse de los sitios. Entre otros, nos habló de Londres, una ciudad muy dinámica en la que se dan la mano el pasado y el presente

Las protagonistas de sus novelas siempre son mujeres porque le sale así, no porque sea su objetivo. Al fin y al cabo, ha crecido con tres hermanas, y en parte es por eso por lo que escribe sobre mujeres. Pero como ahora tiene tres hijos, vamos a ir viendo más notas y matices sobre los personajes masculinos.

Al igual que Alice, una de las protagonistas de “El último adiós”, también una vez se quedó atascada con una novela y terminó escribiendo otra. Le pasó con su tercer libro. Llevaba escritas 60.000 palabras y llegó un momento en el que a pesar de que el libro sabía que funcionaba no se sentía en vuelta por la novela. Se dio una semana de tiempo, en el cual empezó a desarrollar una nueva idea que le había venido a la mente, y cuando acabó la semana que se había dado de plazo, continuó con la nueva idea y no volvió a la original. 

Una de las cosas que nos contó Kate y que más me sorprendió es que escribe las historias tal cual van apareciendo en la novela. Con todos los saltos en el tiempo que da, me parece admirable. Lo que nos dijo es que se pasa varios meses pensando en cada una de las líneas argumentales, que sueña con ellas, las escribe y va anotando ideas, desarrollándolas de forma independiente y viendo cómo las puede ir mezclando. Pero cuando se pone a escribir, las escribe tal cual como aparecen, alternando unas historias con otras, porque la información de una la lleva al hilo argumental de otra historia.

Gracias a María por la fotografía

A Kate Morton le ha resultado curioso, como escritora, hablar de la opinión que tiene otra escritora. Para ella, las transiciones, a pesar de ser algo pequeño, le resultan difícil y complicadas (el explicar cómo un personaje pasa de un punto A a un punto B). lo que nunca quiere es que un lector se aburra con esa transición y cierre el libro. Aun así, para ella es más complicado describir las emociones de un personaje.

Cualquiera, al comenzar “El último adiós”, se piensa que Alice va a ser la protagonista principal. Sin embargo, Eleanor le va ganando terreno. Nos contó que, en un primer momento, concibió a Eleanor como un personaje pequeño, pero conforme fue ganando vida, se convirtió en un personaje central de la novela y en una especie de eje alrededor del cual giran todos los demás personajes. Que no fue su objetivo, pero que le resultó inevitable que así fuera.

Los personajes de sus novelas son ficticios, pero todo lo que sabe Kate de las personas es lo que luego plasma en la novela. Y que a veces, cuando sus personajes abren la boca y dicen algo muy sabio, dicen algo mucho más inteligente de lo que diría ella, y es cuando se da cuenta de que eso no viene de ella, si no de otra persona, y que ella lo canaliza y sale por boca de sus personajes. Ahí Pablo metió baza para decirnos que esa es la escucha del autor, la cual es muy importante. Que si un escritor ha hecho una muy buena ficha de personajes bien por escrito o bien porque haya pensado muy bien cómo quiere que sea, aunque el escritor quiera llevar la novela por un lado, el personaje se planta y le dice que no, que quiere (y va a ir) por otro camino. Kate nos dijo que es lo que ella llama la verdad emocional, y que está segura de que muchos lectores entienden cuándo el personaje va por el camino que desea y cuándo el escritor quiere que vaya por ese camino.

A la pregunta de si “El último adiós" fuera un cuadro, qué cuadro sería, Kate Morton respondió que sería un cuadro impresionista, porque desde lejos ves un cuadro único, pero conforme te vas acercando ves capas y matices que conforman el cuadro único que ves desde lejos. O también un tapiz, porque por delante lo ves todo perfecto, pero si le das la vuelta ves todos los hilos que hay por detrás, pero si vuelves a darle la vuelta, ves una historia perfecta.

A Kate le resultaría muy divertido, pero también surrealista, ver el libro llevado a la gran pantalla. Que sentiría que está viendo la historia escrita por otra persona. Y que de hecho, es lo que le pasa al escuchar el audio-libro de sus propias novelas, que tiene la sensación de que han sido escritas por otra persona.

Cuando se le preguntó que a cuál de sus novelas le tiene más cariño, nos respondió que eso era como pedirle que eligiera a alguna de sus hijos. Aun así nos respondió, y nos dijo que su libro favorito es el que está a punto de escribir, que siempre lo compara con una burbuja: Cuando empieza a escribir un libro, abre esa burbuja y va metiendo en ella sus experiencias. Cuando termina el libro y lo publica, ahí cierra la burbuja, la cual pasa a manos de los lectores, y entonces empieza una nueva burbuja.


Terminó el encuentro, y Kate nos dedicó los libros y se hizo fotos con cada una de las personas que allí estábamos. Después, los editores de Suma de letras nos dijeron que comiéramos, porque ni habíamos probado el ágape que nos habían puesto (y es que estábamos tan atentos a lo que nos decía Kate, que ni lo probamos, jeje).

Sólo puedo terminar esta crónica diciendo lo majísima que es Kate Morton, me resultó una persona muy simpática y cercana. Y dar las gracias a Suma de letras por organizar un encuentro así e invitarme a participar en él.


9 comentarios:

  1. ¡Qué pena habérmelo perdido!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué estupenda experiencia! Deseando leer El último adiós. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Sí! Toda una pena no haber podido asistir a este encuentro! Por suerte te teníamos de corresponsal para contárnoslo todo! =)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por la crónica. Un encuentro maravilloso y se ve que lo disfrutaste al máximo.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Conocí a Kate Morton hace un par de Sant Jordis (creo que estaba firmando "El jardín secreto") y coincido contigo, me pareció una persona encantadora. Que foto más chula!!!

    ResponderEliminar
  6. Qué guaaaauyyy!! por cierto, que escritora más guapa.
    Yo siempre me pierdo esta clase de eventos, gracias por compartirlos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Qué guay!! A Sevilla los grandes internacionales ni asoman la patita.... Besos.

    ResponderEliminar
  8. Yo me traje una firma sin moverme de casa, jajajaja ;)
    Besos guapa!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...