miércoles, 19 de octubre de 2016

El valor de los blogs literarios y las reseñas

Me encanta hablar de libros. Por eso me creé el blog hace tres años, y por eso continúa activo, aunque haya tenido sus altibajos y sus momentos de parón. Pero hace meses, de pronto, me empezó a aburrir hacer reseñas. Era pensar en ello, y entrarme la pereza. Imaginarme poniéndome delante del ordenador a redactar una reseña, y preferir cualquier otra cosa antes que eso. Supongo que también se debió a un exceso de estrés laboral por las mañanas sumado a sesiones opositoras de estudio por las tardes más no descansar bien por las noches, cuya consecuencia fue que me sintiera cansada y agotada todo el rato, haciendo que el blog pasara de ser ocio a “autoimposición”. Sigo igual, intentando sacar tiempo al tiempo, pero con una gran diferencia: ahora valoro mucho más mi tiempo y en qué lo invierto. Me organizo mejor, y disfruto con lo que hago en cada momento, sin pensar en nada más, centrándome en lo que haya decidido invertir mi tiempo y atención en ese momento, y olvidando lo demás (o, al menos, intentándolo).

Y os cuento esto porque, como os decía, me encanta hablar de libros, pero me aburría hacer reseñas. Hasta que pensé: “¿Por qué tengo que hacer las reseñas como las hacen los demás? ¿Por qué tengo que hacerlas largas, organizadas, hablando de la trama, de los personajes, de la forma de narrar del autor, de cómo está estructurado la novela? ¿Por qué tengo que hacerlas “de diez” si eso me consume tanta energía y me quita el entusiasmo por el blog? Hay reseñas que son auténticas joyas, un análisis en profundidad de la novela, sin llegar a hacer spoilers. Pero eso es muy difícil, requiere tiempo, esfuerzo y un trabajo que ahora mismo no me veo capaz de hacer. Y que además no me divierte ni me atrae. No soy crítica, y no tengo intención de serlo. Si me gusta hablar de libros y de lo que me ha transmitido su lectura, ¿por qué, simplemente, no hago eso?”. 

Y así fue cuando empecé a hacer reseñas más cortas, hablando de lo que un libro me ha transmitido, explicando por qué, pero sin entrar a analizar la novela. Centrándome en aquel aspecto que más me hubiera llamado la atención, o que se hubiera quedado conmigo tras la lectura, o aquel que caló hondo en mí. Sin pretender hablar de todo. No es que antes hiciese reseñas buenísimas, simplemente dejé de intentar imponerme los estándares que creía necesarios, y empecé a buscar mi propia voz mientras me divertía en el proceso.



Alguna vez me he preguntado si eso os resulta útil a vosotros, los lectores de mi blog. Espero que sí, que mis reseñas os transmitan lo que un libro me hizo sentir, que os pique el gusanillo por querer leer la novela u os termine de ayudar a decidir si leéis o no un libro, o qué prioridad le dais a dicha lectura. Pero realmente no me preocupé de indagar la respuesta (más que preguntando a mi querida Carla, cuya opinión valoro muchísimo), porque en verdad daría igual por dos motivos: Uno, así es como me siento cómoda con el blog y con ganas de continuar con él (aunque no le pueda dedicar mucho tiempo) y eso no lo cambio por nada del mundo. Y dos, si a vosotros, mi “público”, no os gusta o buscáis algo más o distinto a lo que os ofrezco, pienso que haréis lo mismo que hago yo con otros blogs que ya no me aportan nada: dejar de leer el blog y buscar otro que se adecúe más a lo que queréis encontrar en una reseña.

Y toda esta divagación venía porque estaba pensando en lo que iba a contaros sobre Cuchillo de palo. Aún no he terminado su lectura, así que era una “pre reseña” lo que iba visualizando en mi mente, lo que hablaría con un amigo sobre el libro de lo leído hasta el momento. Y pensaba que tenía muchas ganas de leer otras reseñas para ver si había alguien que hubiera visto y sentido el libro de la misma manera que yo. Y eso ha derivado en cómo consumo blogs literarios como lectora y no como bloguera, y tenía ganas de compartirlo con vosotros, y mucha curiosidad por saber cómo y cuándo leéis blogs. Me explico:

Muchas veces se cuestiona el valor de los blogs literarios y sus reseñas. De vez en cuando se dice que si hacemos una reseña positiva de un libro es porque nos estamos “vendiendo” para congraciarnos con las editoriales. ¿De verdad la gente se vende tan barato, perdiendo la credibilidad de su blog por un libro? Habrá algunas personas que lo hagan, no digo que no, pero la inmensa mayoría hacemos esto como hobby y por placer, y valoramos muchísimo ser sinceros y honestos con nuestros lectores. 

También he leído más de una vez a ciertas personas decir que los blogs literarios no tienen ningún valor ni influencian en posibles lectores y compradores. Es verdad que los comentarios suelen ser de otros blogueros, pero nos visitan y leen muchas más personas que no comentan, los llamados lectores invisibles: están ahí (lo ves en las cifras) pero no comentan casi nunca y no sabes quiénes son. Pero están, y yo sí creo que los blogs literarios tenemos cierta relevancia porque, como lectora, sí los leo y sí me influyen (tanto positiva como negativamente). Lo hacían antes de tener el blog (yo era una de esas lectoras invisibles), y lo siguen haciendo ahora. Y no soy la única. Las editoriales mandan libros a los blogs literarios porque es una forma de publicidad para ellos, y muy barata, por cierto. Ahora, con las redes sociales, valoro más las opiniones de personas que considero lectoras como yo, y no a ciertos críticos literarios cuyos gustos y opiniones no comparto en absoluto. Además, me fío más de un blog que no te está intentando vender algo que de una revista que sí quiere hacerlo. 

Y muchas veces el entusiasmo recomendando un libro en las redes sociales, al ser de un lector y no de un vendedor, se transmite, da visibilidad a un libro y ayuda a que se conozca. Al igual que, las opiniones negativas sobre un libro (si están bien argumentadas y estás de acuerdo con dichos argumentos), hacen que descartes leerlo.


Y ahora, me vuelvo a colocar mi etiqueta de lectora, y os voy a contar cuándo leo y cuándo no una reseña:

Cuándo NO leo reseñas:

1. Cuando tengo intención de leer un libro, nunca leo reseñas. Es una manía personal, pero no me gusta ir condicionada a leer el libro de la misma manera que otro lector, y no con la mía propia. O a comerme spoilers, que aún hay gente que cuenta de más, y a veces creo que ni son conscientes.

2. Cuando tengo una reseña pendiente tampoco leo otras reseñas sobre ese libro. Por el mismo motivo: no quiero que me condicionen, quiero contar lo que a mí me ha parecido sin estar influida por otra opinión.

Entonces, ¿cuándo leo reseñas?

1. Cuando ya he terminado un libro (y hecho la reseña, si tengo intención de hacerla, porque a día de hoy no reseño todo lo que leo). Disfruto muchísimo leyendo otras opiniones, viendo en qué coinciden con las mías y, sobre todo, descubriendo matices e interpretaciones que yo no había visto ni hecho. Porque no hay dos lectores que lean el mismo libro, y me encanta palpar lo diferentes que somos las personas, cómo nos fijamos en cosas distintas; cómo, lo mismo, provoca diferentes reacciones. Por eso me encanta hablar de libros (entendido esto, por si no ha quedado claro, en que no sólo me gusta hablar de libros, sino que me hablen de ellos, debatirlos, desmenuzarlos, compartir nuestro entusiasmo, decepción o indiferencia hacia una lectura o un autor).

2. Cuando no conozco un libro. Sí, así está mi lista de pendientes, creciendo y creciendo y creciendo sin remedio. Pero es una gozada cuando lees una reseña tan buena, que te trasmite tanto, que sientes el impulso de ir a buscar ese libro ya, ahora mismo. Y más placer es cuando dicho libro resulta ser todo un descubrimiento del que te enamoras sin remedio. He descubierto gracias a otros blogueros (o más bien, me han descubierto) auténticas joyas que, de otra manera, no hubiera llegado a conocer.

3. Cuando estoy indecisa sobre leer un libro o no. Hay veces que un libro me atrae, pero no estoy segura de si me va a gustar. O al revés, no me atrae mucho, pero por nada especial y no he terminado de descartarlo. Y entonces leo una reseña (de alguien que ya conozco sus gustos y sé si suelen coincidir con los míos, y de cuyo criterio me fíe) y eso termina de decidirme a darle una oportunidad o, de momento (o para siempre) dejarlo pasar.


Para mí, estas tres razones son las que dan muchísimo valor a las reseñas (entendidas estas como opiniones subjetivas y personales, que hay veces que la gente se olvida de esto). A mí, como lectora, es para lo que me sirven, y ese es el uso que les doy

Pero hay tantos blogs literarios, que no puedo leer todos (o no quiero; como he dicho al principio, mi tiempo es limitado, hay que ser conscientes de ello para elegir en qué lo inviertes, y no malgastar uno de los bienes y recursos más preciados que tenemos). Por eso ya no leo blogs cuyas reseñas no me aporten nada, o cuyos gustos sean dispares a los míos, o me aburran o cuya opinión no considere que sea siempre sincera. Y luego, entre los que sí leo, tengo varias listas en Feedly: Los de lectura obligada, mis favoritos y los que me gustan.

Sé que la mayoría de los que comentan blogs literarios son otros blogueros (los lectores suelen leer y no comentar, como hago yo en blogs de otra temática, jeje), pero esta vez me gustaría que comentaras como lector, no como bloguero:

¿Qué valor le das a las reseñas y cuánta utilidad crees que tienen? ¿Cuándo las lees? ¿Y por qué?

45 comentarios:

  1. Soy lectora antes que bloguera y entiendo perfectamente lo que dices y sientes. Ahora ando de sequía reseñadora porque me siento que no aporto nada. Y leo blogs para saber qué libros son los que merece la pena ser leídos y luchar por llegar a ellos. Y no comento en todos porque no puedo ni creo que aporte nada con mi opinión si no la tengo formada. Así que solo puedo decir que hagas lo que te gusta y no te sientas forzada.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Rara vez comento en un blog porque o leo o comento, no tengo tiempo para todo. Creo que las reseñas tienen mucho valor. Suelo leerlas casi siempre después de haber leído un libro. sin embargo cuando tengo algún libro que no acaba de convencerme pero del que todo el mundo habla, visito los blogs que suelo seguir para ver qué opinan. Para mí es imprescindible que la reseña sea corta, no me interesan "los estudios o informes" sobre un libro por eso también cuando reseño, lo hago breve y tal como me gustaría a mí leerla en otro blog, como si hablara con un amigo sobre lo que he leído. Al final como bien dices estamos invirtiendo nuestro tiempo así que lo mejor creo que es reseñar como te de la gana y mejor te sientas haciéndolo para que lo disfrutes. Besos

    ResponderEliminar
  3. Cada vez estoy más convencida de que uno tiene que hacer lo que quiera en cada momento, según sus posibilidades, sin ataduras. Perder la libertad es entrar en una mala dinámica en la que el disfrute se convierte en obligación, como bien dices, y el cambio de roles termina por alejarte de algo con lo que lo que se supone lo tienes que pasar bien. Yo misma me lo he planteado muchas veces con lo que escribo. Como lectora me gusta saber sobre algunas novelas y para eso me informo en cualquier medio que pueda darme una visión general, no subjetiva, por ello acudo a algunos blogs que me son de referencia y en los que comento, en la mayoría entro como lectora silenciosa y por supuesto unas veces comparto opiniones y otra no. Dicho todo esto, me parece genial lo que nos propones. Te leo desde hace mucho tiempo y por supuesto, lo seguiré haciendo para conocer tu impresión de todo aquello que lees y que quieras compartir.

    ResponderEliminar
  4. Yo empecé igual, buscaba en google blogs sobre libros para conocer recomendaciones y iba con un filtro previo a la librería, hasta que me picó el gusanillo y quise aportar mi grano de arena. Al ser ya varios años creo que es normal pasar por muchas etapas, según el tiempo disponible y muchos factores más. Al final se mantiene porque te puede la pasión de compartir opiniones, organizar cosas etc.

    Yo leo muchas más reseñas de las que comento, hay blogs donde soy invisible, pero me encantan, es simplemente falta de tiempo y porque los leo en un descanso, en el tren o lo que sea, y no me paro a comentar, pese a encantarme, pero es así. Un ejemplo ni más ni menos es el de Lidia Casado.
    Coincido plenamente con tu opinión sobre las reseñas, por lo mismo, falta de tiempo, por eso en las lergas paso por encima y voy al grano, a ver qué sensaciones ha generado el libro en quien sea.Lo de cuestionar los blogs y eso, es un debate donde prefiero no entrar. Creo que me estoy enrollando y encoma comentando como bloguera, que no es lo que has pedido :-P Un besote.


    ResponderEliminar
  5. Yo también soy lectora antes que bloguera y ese cansancio del que hablas lo estoy sintiendo en mis carnes, porque a mi lo que realmente me gusta es leer y no reseña. El blog te enreda y siempre quieres hacerlo bien, yo diría que mejor, y coincido contigo en que nos ponemos el listón tan alto que se pierde la esencia.

    Yo no sigo un esquema aunque trato de tocar un poco todo: estructura, trama, personajes..., pero creo que las mejores reseñas son aquellas en que te dejas llevar y escribes lo que te ha gustado y lo que no. No todas las reseñas tienen que ser completas y cada uno tiene su estilo y ese es tu sello. Me alegra que hayas encontrado el tuyo, a mi me gusta que vayas por libre y que seas sincera. Como bien dices, a mi desde luego por un libro no me compra nadie. Habrá novelas magníficas que no me gusten nada y ni por eso el autor será peor ni yo seré lectora de segunda, para gustos los colores.
    Y ya no te cuento más que vaya testamento que te he soltado, jajaja. Muy buena entrada guapa.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Sigo el mismo método que tú en cuanto a cuándo leo reseñas y cuándo no. En cuanto al resto, supongo que las reseñas profundas sobre todos los aspectos de un libro están bien y hay a quien le sirven, pero yo prefiero leer las que son del tipo que haces tú. Alguien de quien me fío en gustos literarios que me transmita sus impresiones más sinceras de una forma sencilla y que me llegue, eso es lo que busco.

    Yo también hacía las típicas reseñas de portada + sinopsis + etc, etc., y también me cansé, así que ahora intento transmitir de otra manera, normalmente hablando sobre el tema o los sentimientos que me ha removido ese libro, o haciendo un pequeño texto de ficción que plasme la esencia de la historia que he leído, y siempre que puedo, incluyo alguna frase que me ha gustado mucho.

    Puede que no sea una forma muy profesional de hacer reseñas, pero es la mía, igual que la tuya es la tuya, y precisamente por ser la tuya es por lo que nos pasamos por aquí a leerla. Así que haz lo que te nazca, sólo faltaba que en algo tan voluntario como un blog nos tuvieran que imponer las formas.

    Y lo de que las reseñas favorables sólo son para contactar con una editorial o lo que sea, lo veo ridículo. Supongo que hay quien lo hace, pero otros blogs sólo reseñan libros que le han gustado porque valoran el trabajo y el esfuerzo de un escritor y no quieren echárselo por tierra con una opinión negativa aunque consideren que se la merezca.

    En el fondo, lo nuevo siempre da miedo, así que los críticos literarios critican a los bloggers, en la misma manera que las editoriales tradicionales critican al ebook.

    Interesante debate este que has planteado, perdona si me he extendido mucho en mi comentario, pero me has hecho las ganas de soltar todo esto aquí (así que la culpa es tuya xddd!).

    Biquiños!

    ResponderEliminar
  7. Creo que mantener un blog tiene que ser algo relajado y nunca una imposición. Solo cuando lo comprendes, lo disfrutas de verdad, pero hay que tomar decisiones con él. Una de ellas, al menos en mi caso, fue escribir solo de los libros que realmente me apetecía guardar la sensación que me dejaron. Como lectora es lo que me gusta encontrarme, sobre todo porque no busco blogs para comparar lecturas mías con sus opiniones.

    Las reseñas que hago no lo son desde hace muchos años, se trata de opiniones sobre las sensaciones que me ha transmitido el libro y procuro hablar de todos los aspectos, pero sin que parezca que uso una plantilla o que estoy haciendo un trabajo escolar. A lo mejor es que estoy un poco cansada de que, por trabajo, los comentarios de libros deban ser así. Sé hacerlo, pero no quiero. Así de sencillo.

    Leo otros blogs como lectora invisible, como lo llamas tú, sin dejar la mayoría de las veces un comentario, salvo que piense que puedo aportar algo. Eso de "me lo apunto" o "este lo dejo pasar" me da la sensación de que es solo dejar constancia de la visita para que lo vea el administrador y además, he comprobado con tristeza, al menos desde un blog, que si lo visitas y dejas cualquier idiotez en los comentarios, inmediatamente después recibes uno igual de vacío en el tuyo. ¿Qué sentido tiene eso?

    Por último, en los casi nueve años que llevo con el mío, he encontrado unos cuantos de los que me fío cien por cien, y en muchas ocasiones me han servido para decidir que libro me compraré para leerlo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola!

    Me pasa un poco como a ti; si estoy leyendo un libro o lo tengo pendiente de reseñar (en este último caso aun más) no suelo leer reseñas del mismo hasta que no lo tengo leído y reseñado.

    Tampoco reseño todo lo que leo; antes lo hacía hasta que me di cuenta de que no tenía la obligación de hacerlo así que solo reseño los que me apetece reseñar.

    Sí, también a veces el blog se convierte en una obligación o te coge en una etapa de tu vida en la que no tienes ganas de hacer nada; aún no me ha pasado de tener que dejarlo por un tiempo pero si llega el día, tampoco me voy a rasgar las vestiduras por ello.

    Y por último, en cuanto a leer reseñas en otros blogs, pues qué quieres que te diga...leo muchas pero solo me llevo la opinión de unos cuantos blogs que considero "fiables"; me ha pasado ya varias veces eso de leer una reseña y pensar si era yo la que había leído un libro distinto y creo que en eso también tiene que ver la motivación del autor de la reseña y a veces eso le resta fiabilidad a la misma.

    Un beso chata

    ResponderEliminar
  9. A mí no me importa en absoluto como sea una reseña siempre y cuando me cuente lo que ese lector o lectora se ha encontrado al leer el libro. La descripción de sentimientos que me cuenta el reseñador es decisiva en mi caso a la hora de decidirme a leer un libro.
    También fui lectora invisible de reseñas mucho tiempo y ahora, creo que en realidad escribo las mías pensando siempre en ese lector que aunque no comente, sí me lee y tiene en cuenta mi opinión a la hora de comprar un libro. No olvidemos nunca eso, mucha gente que nos lee compra libros.
    Por otro lado, ahora ya no soy lectora anónima, me gusta comentar en los blogs que visito, me parece una forma adecuada de mostrar mi agradecimiento por el trabajo que cuenta hacer una reseña y dedico todos los días un buen rato de mi tiempo a comentar reseñas en muchos de los blogs que sigo.Todos tenemos poco tiempo libre, trabajo, hijos.... pero robar parte de el tiempo libre de uno a leer reseñas de los demás entra dentro del plano de la generosidad de cada uno.
    Y bueno, también te digo que tengo mis blogs de cabecera, de esos que me fío sin dudar y eso no quita que después coincidamos o no en opinión, pero para mí la honestidad está por encima de la amplitud de una reseña.
    Un beso preciosa y espero que sigas con esta fuerza que has vuelto a coger con el blog.

    ResponderEliminar
  10. A mí como lectora me gusta leer reseñas sinceras y que leyéndolas sepa realmente lo que opina, piensa o le ha hecho sentir el libro a la persona que escribe. Cuando detecto una reseña de compromiso, que no es honesta, que es mucha paja pero sin llegar a dejar claro si le gusta o no, ya no me sirve para nada. Así que mientras yo tenga claro lo que le ha parecido el libro al bloguero en cuestión, el tipo de reseña me da igual: corta o larga, estructurada o no, cada uno tiene su estilo y escribe lo que le apetece y cómo le sale hacerlo. Y siempre sin que sea una obligación. Yo llevo poco tiempo comparada con muchos de vosotros (cumplo un año como bloguera el mes que viene), y todavía no siento ese cansancio, pero también es verdad que mis reseñas, en cuanto a opinión, no están nada estructuradas ni me marco ningún patrón a seguir. Salvo ficha y sinopsis, lo demás es lo que sale, sin más en eso soy un poco anárquica. Pero jamás debe ser una imposición, ni una obligación, ni nada que tengamos que llevar como una losa. Pierde todo el encanto, todo lo que nos hace decidirnos en primera instancia a abrir un blog literario.

    De libros (y sigo hablando como lectora, que me desvío) que me interesan mucho y que sé al 100% que voy a leerlos, no miro nada hasta que no los he leído (un buen ejemplo es el libro que comentas, "Cuchillo de palo", que no quiero saber nada de nada, ni tan siquiera la sinopsis, hasta que lo haya terminado, pero de otros que no sé nada, que no conozco al autor, sí que intento leerlas porque así he descubierto obras muy buenas de las que no tenía conocimiento. Tengo mis blogs de referencia, blogueros de los que me fío muchísimo de sus opiniones y valoraciones y que coincido mucho con ellos, pero siglo montones de blogs con reseñas de todo tipo. En unos comento, en otros no, pero porque el tiempo no me da para más.

    Por no enrollarme más. Que yo creo que todo el mundo tiene su personalidad propia y su forma de hacer las cosas, y eso se traduce en las reseñas y se traduce en lo que buscamos como lectores. Tenemos que ser fieles a nosotros mismos y defender nuestra propia forma de expresar una opinión desde nuestro espacio, sea como sea esa forma. Unos con reseñas largas, otros cortas, unos muy académicos, otros desde las sensaciones y sentimientos... pero siempre hacerlo de un modo honesto, tanto hacia el libro como hacia nosotros mismos y la opinión que nos ha merecido la lectura. Porque eso es lo que nos define como blogueros, y lo que valoramos como lectores en otros blogs.

    Besote :*

    ResponderEliminar
  11. Pues en mi blog nunca hubo unas reseñas muy elaboradas al lado de otras que leo por ahí. Creé el blog porque me gustaba leer y me gustaba decir lo que me ha trasmitido el libro que leo. Mientras estuve en casa sin trabajar, a pesar de tener tres niñas, me quedaba tiempo para leer y hacer reseñas, para ir mejorándolas desde la primera que hice y para disfrutar del mundo blogger, tanto leía reseñas de libros leídos como de no leídos, y muchos blogs, pero eso ha cambiado.
    Desde hace más de un año trabajo, llego a casa casi a la hora de la cena, entre las niñas y lo poco que hago de mantener la casa algo decente ( lo justo porque soy de las que no vivo para tener la casa de revista, que no nos coma el polvo por lo menos)llego a cama agotada, leo si aguanto durante la semana un poco pero cuando intento disfrutar de los libros es el fin de semana y tras estar todo el día, todos los días delante del ordenador, lo que menos me apetece es ponerme a reseñar y a leer y comentar otros blogs.
    Al principio fue caótico, no conseguía leer y me sentía mal por no atender mi blog ni leer los demás. Como dije, todo ha cambiado, leo los demás blogs que sigo siempre que puedo desde el movil o momentos puntuales desde el ordenador, pero apenas comento. Mi blog lo utilizo más bien para contar lo que estoy leyendo y cuando tengo una rato libre e inspiración reseño alguno de los libros leídos, pero no consigo hacer unas reseñas trabajadas como muchas, porque no tengo tiempo pero si que me gusta mantener el blog e ir actualizándolo cuando puedo porque he ganado mucho con él, amistades 2.0, risas, cosas comunes que me han ayudado en muchas ocasiones a salirme de mis problemas.
    Un saludo y gracias por esta opinión que has compartido.

    ResponderEliminar
  12. Esto me va a quedar un poco largo pero la entrada lo merece. A ver, no sé si seré capaz de comentar como lectora y no como bloguera. Seguramente me saldrá una mezcla pero allá voy.

    Punto 1.- Cada uno hace lo que le pide el cuerpo. Largas, cortas, esquemáticas, profundas, superficiales,... En la variedad está el gusto y no me importa leer reseñas de todo tipo. Es más, cada una me aporta una perspectiva y una visión y de cada una extraigo algo. Por supuesto hay reseñas buenísimas, otras más reguleras, otras que solo se limitan a decir me ha gustado o no, sin apenas justificar pero todas, todas,... me aportan algo porque como mínimo, todas y cada una de ellas me están aportando la opinión del que la ha escrito y eso para mí ya es importante. Así que haz lo que te apetezca si lo único que buscas es compartir tu opinión sin fijarte en nada más como visitas o número de seguidores. Escribe como te pida el cuerpo y listo.

    Punto 2.- Influir no sé si tendremos mucha influencia. Tampoco me preocupa. En realidad el blog lo tengo más por mí que por los demás, aunque esto suene egoísta. A la primera que tiene que satisfacer es a mí. Si a mí no me aporta nada, difícilmente llegaré a los demás. En el momento en el que el blog me pese, la desgana se transmitirá.

    Punto 3.- Yo tampoco puedo leer todos los blogs, es imposible, y efectivamente cada uno tenemos los más afines. A la vista está y todos nos conocemos aunque sea virtualmente. Lo que sí hago, y esto es algo que reviso cada cierto tiempo, es mirar quien me deja comentarios, quienes son más o menos asiduos, y a esos blogs sí los visito aunque hablen del sexo de los ángeles, entre otras cosas porque creo que si ellos invierten su tiempo en mí, aunque sea de vez en cuando - tampoco se trata de que comenten todas y cada una de las entradas porque además yo no comento todas y cada una de las suyas- es de recibo que yo invierta mi tiempo también en ellos. Seguramente se me quedará alguien atrás y por eso procuro revisar este asunto de vez en cuando para no "hacerle el feo a nadie". Conste que, con esto, no quiero decir que jamás comente las entradas de aquellos que no comentan en el mío. Salvo en muy contadas ocasiones y por motivos que ahora no viene al caso, no me muevo por esos impulsos. De hecho comento en diversos blogs que jamás, jamás, jamás,... pasan por el mío y me da exactamente igual aunque yo no lo haga. Esta es mi forma de proceder pero no deja de ser algo muy personal.

    Punto 4.- Yo tampoco suelo leer reseñas si tengo intención de leer el libro o estoy escribiendo una reseña sobre el mismo. Bueno, no suelo leerla completa pero sí miro las conclusiones y entonces dejo un comentario del tipo "Paso de puntillas.. bla, bla, bla"... Más que nada por lo que he dicho antes, porque me gusta dejar huella por respeto al bloguero que está haciendo un trabajo -tal que así-.

    Punto 5.- ¿Vendernos? Es cierto que se suele pensar que si alguien hace una reseña negativa va a perder el privilegio con las editoriales pero yo suelo decir que puedes dar una opinión negativa siempre y cuando se haga con respeto y así intentar no herir susceptibilidades. Ya todos conocemos que no siempre funciona y que hay autores que se ponen como fieras porque no has dicho que su libro te ha encantado pero es lo que hay. Si me topo con un libro que no me ha satisfecho totalmente, sea de la editorial que sea, se nota en la reseña porque no muestro entusiasmo de ningún tipo y suelo mencionar los "peros" que le vea pasando por ellos con cautela porque tampoco se trata de hacer leña del árbol caído. Creo que con mencionarlos sin recrearnos es suficiente.. Creo que es cuestión de saber decir las cosas. Que no digo que yo lo diga bien, probablemente no, pero tampoco me gusta poner a caer de un burro a ningún autor ni a ningún libro, aunque entiendo que cada uno puede hacer y decir lo que le parezca en su espacio. Libertad de expresión.
    Y creo que ya está... Un comentario muy largo, lo sé.
    Gracias por la entrada. Besos

    ResponderEliminar
  13. En esto de los blogs de reseñas hay de todo, como en botica. Por desgracia se encuentra mucha morralla antes de dar con uno bueno, que no solo atraiga la decoración del blog, sino que su contenido sea bueno de veras. Como escritora y lectora, me di cuenta que los autores, sobre todo los que empiezan, se veían relegados tras los autores de fama y consagrados y muchos de los nuevos que empezaban eran realmente bueno. Así comencé yo en mi blog, reseñando desde el corazón y sin seguir pautas establecidas, lo que los libros y autores me transmitían, me hacían sentir, y así lo he contado hasta ahora, y pienso seguir haciéndolo. Creo firmemente en los autores noveles, y no me suelen interesar demasiado las reseñas al uso sobre escritores y best sellers, de eso hay mucho, lees uno y normalmente lees todos. Originalidad y calidad.
    En tu blog lo he encontrado y por eso me gusta leerte.

    Copiar una sinopsis y llenar el post de imágenes y frases copiadas, no es una reseña. Y los autores se merecen que empleemos el mismo interés en reseñar que ellos en escribir; qué menos.

    Un beso
    Yolanda

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que sí aportan valor y son de mucha utilidad y lo que dices... Hacer una reseña "de libro" es aburrido! Es mucho muejor y transmite mas ser espontáneo, no hacerlas todas iguales! Ser tú mismo a la hora de expresar, y sobretodo no leer lo que han opinado los demás. Leo otras reseñas cuando ya he escrito la mía y algunas veces me sorprendo de la diferencia de opinión o de estilo. Cada uno es como es, y eso es lo importante. ;) Las reseñas de otros blogs si las leo cuando he leído ya el libro. Si se trata de un libro que quiero leer o quiero descubrir nuevas lecturas, me meto en la reseña con cierto cuidado para no descubrir mucho, me quedo con el título y la impresión general y mas tarde ataco la lectura!

    buena reflexión!

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Totalmente de acuerdo contigo, un blog debe ser algo de lo que disfrutar y sentirte cómoda. A mí me pasó exactamente igual que a ti: he sido madre de dos peques y el tiempo de leer y de reseñar en profundidad se ha vuelto escaso, así que decidí simplemente plasmar lo que me ha hecho sentir... pensar... esa lectura. Son más cortas pero creo que más mías. La verdad es que hay blogs maravillosos que publican verdaderas perlas y de los que valoro infinitamente el trabajo que hay detrás, creo que hay sitio para todos y todos los estilos son válidos y atractivos. Al final todo se reduce a lo que tú muy bien afirmas: compartes tu yo lector y al que le guste lo que publicas seguirá tus pasos y el que no buscará lo que desea en este enorme catálogo que es la blogosfera.
    A mí me gusta lo que he leído en tu rincón, así que... me subo al bus ;-)
    Un besin

    ResponderEliminar
  17. ¡Pero eso que cuentas de tus reseñas es perfecto! Yo busco en los blogs la opinión personal de quién ha leído la novela, me gusta saber qué opinas, qué te ha parecido a ti. Si das tu opinión personal te diferencias de otros blogs, es lo que te hace única y distinta.
    A mí sí que me sirven las reseñas de los blogs, sobre todo si tengo dudas sobre leer un libro y otro: leo unas cuantas reseñas y me hago una idea de si me podría gustar o no. Además, con el tiempo ya nos conocemos todos en la blogosfera y sabemos por dónde van nuestros gustos y si coincidimos o no. Bss

    ResponderEliminar
  18. Suelo leerte habitualmente, aunque casi nunca te dejo comentarios. Me parece muy lógico lo que indicas, porque después de un tiempo, todos nos aburrimos de hacer algo, siempre lo mismo. Desde la parte del lector de blogs literarios, te puedo decir que lo más largo, la joya de 10, muchas veces echa para atrás. Tiene que encandilarte mucho un libro o despertar mucho interés para leerte una reseña de 10, porque normalmente lo que nos falta es tiempo y buscamos más una recomendación de amigo. La idea de la pre-reseña me ha gustado mucho. En cualquier caso, haces un trabajo precioso, Teresa, no dejes de hacer aquello que te hace feliz. Y si te aburres busca nuevas fórmulas que renueven tu interés.

    ResponderEliminar
  19. Muchas de estas cosas ya las hemos hablado en persona por activa y por pasiva. Lo primero de todo es hacer lo que te apetece y como te apetece. En cuanto a la forma de hacer reseñas, tenemos que reconocer que somos un poco anárquicas, ya que de antemano no nos planteamos como escribirlas, empezamos y unas veces son de una manera y otras de otra.
    Nosotras también somos de las que visitamos los blogs que nos aportan algo y a veces algunos que aunque no seguimos reseñan un título en el que no nos habíamos fijado o por el que no terminamos de decidirnos.
    Hay mucho lector invisible, nosotras muchas veces, y creo que al final los blogs, para los que somos lectores, son una válvula de escape, una forma de poder servir a otros a la hora de decidirse a elegir una lectura diciendo lo que a nosotros nos ha parecido.
    Como he dicho al principio del comentario ya hemos hablado mucho sobre este tema y lo que nos queda por hablar. Para empezar, el próximo viernes ¿no?. Besos.

    ResponderEliminar
  20. Hola!! Muchas gracias por hacer esta entrada.
    Antes de nada decirte que yo también soy opositora, con lo cual entiendo bastante bien lo que comentas del tiempo y mis reseñas (que no las suelo ni llamar así) son como dices, mis impresiones, lo que me apetece plasmar en un ratito y no busco hacerlas de 10, sino compartir con otras personas y poder comentar una lectura de un modo relajado.
    Por otra parte, lo que dices de las reseñas, cuándo leerlas y cuándo no, coincido bastante contigo.
    Mucho ánimo con tus opos!!
    Nos leemos ^^

    ResponderEliminar
  21. Hola Teresa.
    Te entiendo perfectamente porque yo tengo una racha parecida y cada vez me apetece menos reseñar...
    Sobre la sinceridad de las reseñas... que quieres que te diga, creo que pagan justos por pecadores, yo creo que tengo una serie de blogs que sigo de forma habitual y a los que no pongo en duda su sinceridad. Y una ocsa es sinceridad con respeto, que creo que todos lo hacemos, a decir esto es una M... que no sé si es lo que quieren algunos. Yo digo lo que me ha gustado y lo que no, lo que esperaba y no he encontrado, pero nunca diré que es un mal libro, por respeto a la ilusión de ese escritor y porque pienso que cada persona es un mundo y lo que a mí no me llega a otro, tal vez, si...y por eso solo añado el comentario "Recomiendo" si para mí tiene más de tres estrellas.
    Sobre el estilo de tus reseñas, a mi me gustan, soy de las que prefiere así, reseñas no muy extensas los cuatro detalles justos y sobre todo que espresen las impresiones y sensaciones del bloguero, eso es lo que más me trasmite...

    Sobre pasar por los blogs y el tiempo... Pues si, pasar diariamente por todos y comentar lleva su tiempo que quitamos a otras cosas, pero como dice Inés eso está en cada uno y si a mí me gusta que comenten en el mío, me parece poco generoso no pasar y perder un minuto más en dejar un comentario.
    Eso sí, si voy a leer un libro en breve, no leo más que las conclusiones, pero dejo un mensaje.
    Muy buena entrada! De hecho se lo comenté a Mariangeles, el hacer una entrada con reflexiones blogueras y aventuras varias... da para mucho!
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Hola! Me siento muy identificada con este post.
    Mi blog no tiene ni una sola reseña super larga ni elaborada. Primero que nada porque no me sale no soy una critica experta y segundo porque al igual que tu no me divierte y no me parece nada dinámico.
    Cuando veo una reseña muy larga voy directamente al final para leer la conclusión.
    En fin, gustos son gustos.
    Comparto plenamente tu opinión.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  23. Yo también ando pensando en cambiar mi forma de reseñar... no s´si lo haré, pero es verdad que últimamente llevo fatal reseñar
    Y en referente a los lectores invisibles de los blogs... te aseguro que si influimos.. yo he recibido varios mensajes diciéndome gracias por recomendar tal libro... y gracias por el hecho de gastarse un dinero haciendo bien uso de ello...
    Yo cuando leo un libro y lo veo reseñado, solo leo la valoración final obviamente... ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Yo soy tu contrapunto, el que las hace largas, con sinopsis propia, con citas del libro para remarcar. Pero como decía alguien son para mí. Me ayudan a reflexionar sobre el libro y hacer mis conclusiones.
    Sé que muchos saltarán hasta el final, pero es mi estilo y no pienso cambiarlo.

    ResponderEliminar
  25. Como lectora de blogs sobre reseñas de libros te entiendo perfectamente. Paso directamente a darte mi opinión. Estoy suscrita a varios blogs y diariamente recibo las publicaciones. Te diré que solo me paro en leer el resumen del libro que se suele indicar al principio muy brevemente y sin leer el resto voy a la valoración final. Me basta para hacerme una idea.
    La verdad es que prefiero destinar mi poco tiempo a leer libros y no reseñas y así no algunas veces no lo "destripo".
    Un abrazo y sigue adelante. Muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  26. Yo intento hacerlas así, creo que muchas veces la sinopsis es más que suficiente y, si encima cuento algo más de la trama, ¿qué sorpresa le puede quedar a un futuro lector? No me gustan las reseñas extensas y rara vez las leo enteras, prácticamente son un resumen del libro y poco dejan a la imaginación. Procuro contar lo que me ha aportado el libro. Al contrario que tú, muchas veces leo reseñas antes de hacer la mía porque me gusta comparar opiniones y ver si coinciden con la mía. Evidentemente, cuando mejor la puedes valorar es cuando ya has leído el libro. Sin embargo, también hay otras que te invitan a hacerlo y a agrandar esa lista de eternos pendientes.

    ResponderEliminar
  27. La "democratización" de internet ha traído consigo la aparición de multitud de blogs. Como cada cual puede escribir lo que le parezca, la red se ha llenado de blogueros de todo tipo. Voy a ser un poco duro: la mayor parte de lo que se escribe es absolutamente prescindible. Lo peor es que mucha gente tiene ínfulas y cree que todo vale, pero no es así. Se ha sustituido la meditada crítica por la opinión deslenguada, epidérmica y banal. A mí no me interesa absolutamente nada la mayoría de lo que se escribe. Pero hay excepciones maravillosas: hay personas que tienen finura, olfato literario, agudeza al escribir... Sólo por ellos, merece la pena leer un poco estos blogs. Pero hay que ser muy selectivo y no convertir un espacio de reglexión y comunicación con el patio de vecinas que es facebook.

    Yo, como todo el mundo, tengo mis bitácoras. No siempre coincido, es más, me gusta no coincidir porque sus dueños (perdón: dueñas, son siempre mujeres) son inteligente y tienen criterio, educación, sentido del humor...

    Por cierto, lo que más me aburre es encontrarme en blogs lo que puedo encontrar a golpe de clic en google. Algunas supuestas reseñas son un refrito wikipediano que produce urticaria. Y otras no superarían un trabajo escolar de primer ciclo de la ESO. Se leen las otras, claro.

    Disculpa si parezco duro o poco amigable. Pero el tiempo es limitado y mejor utilizarlo leyendo a Borges que a los que creen que Borges es una marca de ciruelas pasas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todo son mujees. Aunque pocos, unos cuantos hombres tenemos también nuestro blog literario

      Eliminar
  28. Me gusta la entrada y tengo que agradecerte que la compartas porque yo si he sentido un par de veces en estos añosesa sensación de la que hablas, el estres de la vida y de mi trabajo (que ya de por si es duro) se une a las de no estar motivado para hablar de un libro aunque te haya encantado leerlo. La forma de hacerlas ya cada cual porque no hay una formula mágica, yo mismo voy buscando día a día hacerlas lo más comodas para mi y quedar contento. Hay reseñas que son breves y dicen de un libro mucho más que otras que son una tesis (cada cual aportara a los lectores y uscadores de opinión su granito de arena). Creo que el punto fuerte de los blogs es que dan a conocer lecturas que de otra manera no sabríamos que existen y algunas veces me da igual que me lean o no, me paso por blogs que incluso no me siguen porque muestran lecturas que creo que pueden interesarme. Al final uno lleva un tiempo aquí para saber como funciona esto, las buenas amistades que se generan, las oportunidades de conocer a grandes escritores, lecturas que uno descubre gracias a otros y lo piques que se crean que todo no va a ser bueno. Lo demás es como uno quiera utilizarlo porque el resto es superfluo (las visitas no son unaestadistica fiable, porque hay blogs con cientos de miles de visitas que olvidaron quitar su propio contador y contabilizan las decenas de veces que un usuario entra en su blog en el mismo día, los seguidores igual, decenas de seguidores que se hicieron una vez por un concurso y no volvieron más y etc, etc) Yo cada vez más me convierto en un visitante anónimo y comento si tengo algo que decir porque ya he aprendido que si uno visita que sea por gusto no por clientelismo y yo hasta los blogs que creo que no tienen una forma de hacer las cosas como a mi me gusta hacerlas los veo útiles porque se que así no debo de parecerme con todo el respeto del mundo porque sé que el primero que puede estar equivocado o hacer mal las cosas soy yo.
    Bueno chica mucho animo y sólo decirte que uno que tiene experiencias en esas bajonas de creatividad te da el sano consejo de hacer siempre lo que quieras sin mirar a quién y siempre con respeto. Las cosas que uno hace con placer y amor siempre son las mejores.

    ResponderEliminar
  29. Yo, como tú, a lo que vamos:
    Bravo Teresa!!!

    ResponderEliminar
  30. Hola, muy buena entrada. Creo que a todos los blogueros nos ha pasado lo que comentas más de una vez. Yo ya perdí la cuenta de cuántos blogs de reseñas creé y luego abandoné por aburrimiento, pero al final somos humanos y volvemos a crear otros porque nos apasiona hablar de libros...
    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Primero, claro que tienes que hacer las entradas como tú quieras. El blog es, sobre todo, tuyo, y tú eres quien tiene que estar contenta con él. Quien tiene que sentirse a gusto aquí. Y si tú estás a gusto, los demás también estaremos a gusto.
    Sobre cuándo leo reseñas... En mi caso no me importa leer reseñas sobre un libro que quiera leer. Aunque si advierto que va a revelar muchos detalles, huyo. Me gusta sobre todo leer las sensaciones que la lectura ha provocado.
    Muy buena tu entrada de hoy.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  32. Yo soy lectora invisible, lo he sido durante mucho tiempo hasta que empecé a hacerme visible por las redes sociales. Valoro mucho el tiempo que empleais en hacer reseñas, como sabes no tengo blog y mi motivo principal es la falta de tiempo. Intento emplear todo el tiempo que puedo en leer y por eso no puedo visitar a diario muchos blogs sino solamente los que tienen mis mismos gustos ya que o leo o veo blogs o veo Twitter..., no me quedan horas para todo.
    Cuando un libro me interesa busco reseñas y suelo irme directamente a las conclusiones, una vez que he leído el libro suelo volver a las reseñas para ver si coincidimos en lo que nos ha transmitido.
    Cada persona tiene su estilo a la hora de reseñar y que la reseña sea más larga o más corta no quiere decir que sea mejor ni peor.
    Un beso

    ResponderEliminar
  33. Yo soy lectora invisible, lo he sido durante mucho tiempo hasta que empecé a hacerme visible por las redes sociales. Valoro mucho el tiempo que empleais en hacer reseñas, como sabes no tengo blog y mi motivo principal es la falta de tiempo. Intento emplear todo el tiempo que puedo en leer y por eso no puedo visitar a diario muchos blogs sino solamente los que tienen mis mismos gustos ya que o leo o veo blogs o veo Twitter..., no me quedan horas para todo.
    Cuando un libro me interesa busco reseñas y suelo irme directamente a las conclusiones, una vez que he leído el libro suelo volver a las reseñas para ver si coincidimos en lo que nos ha transmitido.
    Cada persona tiene su estilo a la hora de reseñar y que la reseña sea más larga o más corta no quiere decir que sea mejor ni peor.
    Un beso

    ResponderEliminar
  34. Llevaba todo el día con ganas de leerte...y me gusta lo que dices. Vayamos por partes.

    Lo primero entiendo perfectamente lo que te pasa con el blog, yo tampoco dispongo de mucho tiempo y al final hay momentos que tienes que cambiar la forma en la que haces las cosas para poder disfrutarlas. Me gustan las reseñas claras y concisas, que me invite o no a leer un libro...y si tu te sientes más cómoda adelante, los que te seguimos vamos a seguir leyéndote.

    No hace mucho que leí en twitter una persona que decía descartar cualquier reseña de blogueros porque estaban condicionadas y manipuladas. Yo me sentí ofendida, cuando yo leo un libro doy mi más sincera opinión...sino qué sentido tendría leerme? ¿Qué gano yo mintiendo? Tampoco colaboro con editoriales pero vamos no creo que eso sea motivo para manipular las reseñas. Como en todo...no se puede generalizar.

    Yo reseñas leo muchas...todos los días, las de las personas a las que sigo. Y te puedo decir que disfruto más leyendo como lectora que como bloguera. Y sí a mí también me encanta leer reseñas después de tener ya una reseña y una opinión formada del libro...las entiendo mejor y las disfruto más.

    El valor que le doy a la reseña depende del bloguero que sea, normalmente hay un grupo del que más me fió y con el que sé que más voy a coincidir. Aunque para mí la lectura es muy subjetiva, cada libro para cada lector es un mundo...Por eso suelo guiarme mucho por las sensaciones y mis propios gustos.


    Un debate genial Teresa...podíamos estar aquí hablando largo y tendido.

    Disfruta de tu espacio sin agobios y haciendo lo que a ti te apetezca.

    Besitos

    ResponderEliminar
  35. Buenísima entrada, parece que me has leído el pensamiento: sobre la primera parte me sentí exactamente igual que tú y por eso ahora me lo estoy tomando con más calma, haciendo reseñas más corta y sin autoimponerme requisitos imposibles. Sobre lo segundo, pues leo una reseña siempre que sea de uno de mis blogs de confianza, no tenga intención de leer el libro a corto plazo (no me gusta ir con demasiadas expectativas), haya leído el libro y quiera conocer nuevas opiniones o cuando hay alguna novela que me interesa pero no estoy muy segura de si me gustaría o no; básicamente lo mismo que tú dices. Yo sí creo que los blogs tenemos influencia, de hecho hace algún tiempo hice una entrada al respecto: hay mucha gente que no comenta pero sí que nos lee porque busca una opinión honesta y es por ello por lo que muchas editoriales se interesan por nuestra labor. Muy buena entrada, 1beso!

    ResponderEliminar
  36. Me ha encantado tu entrada. No sabes lo identificada que me siento contigo en casi todo lo que dices. Generalmente no comento en muchos blogs, pero hoy te tenía que decir algo, porque la entrada que has escrito es magistral.
    En cuanto a las reseñas, no las leo si no tengo intención de leer el libro, y generalmente me gusta leerlas cuando ya he leído un libro. Yo no hago reseñas de 10, y soy consciente de ello, simplemente reseño como me parece, y generalmente dando más mi opinión al respecto o hablando sobre si está bien escrito o no, más que adentrarme en la trama. Si me adentro en el argumento tiendo a contarlo, y no es plan.
    Mira, yo llevo más de diez años de blog, con mis altibajos. Soy escritora antes que lectora, y por tanto lo creé para escribir pensamientos. Obviamente, eso luego se amplía. Empecé a reseñar películas y libros. Más adelante hablé de mis viajes, otro hobby que ahora tengo aparcado. No me limito sólo a hablar de libros, porque entonces lo hubiera abandonado hace tiempo.
    En realidad, tener un blog y mantenerlo es para disfrutar con lo que se hace. En el momento en que se convierte en una obligación dejamos de tener ilusión y entusiasmo, y entonces se convierte en una carga. No debemos permitir que llegue a convertirse en una carga. Tu blog eres tú misma, es una parte/prolongación de ti, y mi recomendación es que no escribas para los demás, sino para ti misma.
    Yo peco en que no tengo en cuenta al público que lee, pero justamente porque escribo para mí, porque me resulta más importante escribir, por ejemplo hoy, sobre las sensaciones de unas flores rosas en una pared que me he encontrado esta mañana, que una reseña, que las escribo por sistema, pero sobre todo para no olvidarme de lo que leo. Me viene bien cuando son sagas que un año después no recuerdo más que alguna noción, y si releo la reseña vuelvo a recordar el libro entero.
    Con esto quiero decirte que tú misma debes buscar el propio sentido a tu blog, y si tiene sentido mantenerlo como venías haciéndolo o hacer un cambio radical. Piensa que debes ser tú quien esté a gusto. Si no lo disfrutas, ¿para qué seguir?
    Yo cuando en abril de 2006 comencé el blog pensaba que me duraría un año. A veces me pregunto cómo he seguido, día tras día, manteniéndolo. Y soy consciente de que es por la variedad, porque intento disfrutar de cada entrada. En mi blog he descrito paisajes lejanísimos, pero también hay pérdidas de personas queridas. Y eso hace que lo atesore. Cuando comencé a escribir reseñas literarias más en serio me di cuenta de que me aburría, llegué a pensar en poner el subtítulo de "Blog Literario", pero con toda la variedad de cosas me negué a hacerlo porque el mío no es únicamente literario. Al final es cada uno de nosotros quien da sentido al blog, quien decide cómo lo quiere y qué quiere contar al mundo. Mi recomendación es que lo hagas como más lo disfrutes, pensando siempre en ti.
    Cuídate mucho. Besos.

    ResponderEliminar
  37. Guau!! Me ha encantado tu entrada. La verdad es que yo hace poco tiempo que tengo un blog y en ocasiones me hago la misma pregunta que tú planteas, ¿La gente escribe siempre reseñas positivas para quedar bien? No sé, a veces he leído libros guiada por algunas reseñas que han sido un total fiasco. O peor aún he leído libros que he considerado muy malos y he sido incapaz de encontrar una reseña que opinara como yo, lo que en ocasiones me hace plantearme si la rara soy yo...
    El caso que acabo de descubrir tu blog, que me encanta la sinceridad con la que escribes las reseñas y que me lo sigo y lo pongo en mi lista de lectura para no perderte la pista.
    Si te apetece te dejo la dirección del mio por si te apetece pasarte.
    Un saludo
    http://savingmemories-blog.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  38. Hola Teresa, me ha gustado mucho la entrada y estoy de acuerdo con lo que dices, y muchas de tus sensaciones las he tenido yo en algún momento.
    Todos queremos dar en nuestro blog lo mejor de nosotros mismos porque es un espacio que nos importa y cuidamos, pero no a costa de convertirlo en una obligación.
    Tu reseña cuando quieras y como quieras sólo faltaba, que nadie venga a decirte como debes hacerlo.
    Yo como todos tengo mis blog de cabecera, en algunos entro mas y en otros menos, nunca se me ha ocurrido pensar que ninguno de ellos estén vendidos a editoriales y reseñen positivamente por ello, sino no entraría a leerlos.
    De hecho , a parte de mi librero, sus opiniones son las que me guían para leer\ Comprar un libro. Y me guían principalmente porque no sin " expertos " sino lectores como yo.
    Te agradezco mucho la entrada a nivel ya personal para aplicarlo a mi blog, que últimamente yo misma me notaba algo " encorsetada", así que voy a soltarme un poco el pelo. Animo!. Besinos.

    ResponderEliminar
  39. En primer lugar felicidades por esta entrada que tantos tenemos en la cabeza pero que, por un motivo u otro, no plasmamos en palabras. Es difícil contestar solo como lectora, pero voy a intentarlo, así de paso no entraré en otros temas que como bloguera me pueden afectar y que me dan una pereza tremenda. Eso sí, antes haré un apunte sobre las reseñas, las obligaciones y todo ese tipo de cosas. Yo lo tengo muy claro, el día que el blog se convierta en una obligación lo dejaré, ya tengo demasiadas en mi vida como para convertir en ello esta faceta que tanto me gusta y tantas satisfacciones me proporciona.

    Como lectora... Siempre he seguido y leído blogs, normalmente como uno de esos lectores silenciosos que mencionas y siempre me han ayudado bien para decidir una lectura, bien para descartarla, o bien para confirmar que muchas veces voy al revés del mundo. Sea como sea me da igual que la reseña sea corta o larga, lo único que le pido es que no me cuente el libro y no me refiero ya a los spoilers, sino a aquellas reseñas que únicamente me hacen un resumen para terminar diciendo me ha gustado o no, esas no me interesan. Quiero saber qué te ha parecido el ritmo, los personajes, la ambientación... ¡lo que sea! Para la otro ya tengo las sinopsis que en ocasiones ni siquiera leo. Y no, no leo las reseñas de libros que voy a leer en breve, suelo irme directa a las conclusiones y prefiero volver después, aunque en ese momento ya no deje comentario alguno y es que ahora ya no soy lectora invisible siempre, de hecho intento pasar todos los días al menos por mis blogs de referencia y me gusta dejar un comentario, aunque éste efectivamente no aporte demasiado, pero desde que yo también tengo un blog aprecio más el trabajo que este conlleva aunque lo hagamos con todo el gusto del mundo y de igual modo que a mí me gusta que me lean y me comenten, entiendo que les gusta a los demás. No se trata de caer en el “me comentas, te comento” porque me parece absurdo. Yo comento en blogs que estoy segura que ni saben de la existencia del mío y al revés seguro que también.

    Al final he terminado contestando como lectora bloguera. No sigo que me enredo, esta tarde que nos vemos ya ampliamos si eso. Besos.

    ResponderEliminar
  40. Estoy totalmente de acuerdo contigo en muchos aspectos! En el que tenemos la etiqueta colgada o el San Benito de que nos vendemos por libros (o por cremas, o maquillaje, o de lo que hablemos), y no sólo entre la gente de fuera, en los círculos de bloguers también se habla de que no es normal que haya gente a la que le gusten el 100% de los libros que leen y evidentemente no es normal.. También estoy contigo en que a veces el blog se convierte un poco en una carga... Yo el año pasado en verano tuve una mala experiencia, casi caí en depresión, y la verdad es que el blog me sirvió para salir del hoyo... Pero muchas veces casi que hay que escribir por obligación, y leer también a marchas forzadas para sacar todo esto palante, pa mí es una responsabilidad, y esto hace que a veces no lo disfrutes 100%, muchas veces piensas en darte un descanso pero luego te da el mono, así que aquí seguimos en la brecha jejejejeje. Un besazo guapisima!

    ResponderEliminar
  41. No puedo leer todos los comentarios porque si no no acabaría nunca, :). Yo te puedo hablar como lectora y como bloguera recién incorporada. Yo como lectora he leído blogs para decantarme por libros que no estaba segura de si quería leer o no. Como dices tú era una forma de decidirme. Como lectora, he sido lectora invisible, he leído muchos blogs y ni estaba suscrita ni comentaba nada. Pero me gustaba ver qué leía la gente y qué opinión daba. Ahora como bloguera recién incorporada, es cuando comento más (ahora me doy cuenta de la importancia de los comentarios, jeje), y tengo que decirte que no sé si todos los blogs reciben libros de las editoriales, pero cuando yo cree el mío lo hice porque quería compartir con los demás las opiniones de los libros que YO DECIDO LEER. No he recibido, ni por ahora creo que lo haga, ningún libro de ninguna editorial. quiero ser libre para poder expresar lo que siento cuando hago una reseña. Espero que mi, doble, opinión te haya servido en tu comentario.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  42. Yo soy bloguera desde hace poco tiempo y lectora desde hace mucho más. Desde hace más de veinte años tengo mi base de datos con los libros que voy leyendo y la opinión que me merecen (muy escueta). Un día me di cuenta de que, para decidir qué libro leer, me iba invariablemente a internet a buscar opiniones sobre él. Así fue cómo encontré los blogs de reseñas, cuya existencia ni siquiera conocía. En esos casos, siempre he sido lectora invisible. Pero acabé sintiéndome un poco desagradecida, así que finalmente opté por abrir mi propio blog de opinión por si a alguien le sirven las mías. Igual que mi base de datos es privada y nadie la ve y aun así la mantengo para mí, con mi blog la idea es hacer lo mismo.

    Como he abierto el blog hace poco (y esto ya va como bloguera) he intentado seguir más o menos el formato que veo en los demás blogs, muchos de los cuales los veo muy "pros". Eso me obliga a una serie de formalismos que me hacen la reseña mucho más pesada. En mi base de datos pongo lo que me pareció y punto. En el blog entiendo que he de detallar un poco más (y me gusta hacerlo), pero creo que me voy a ir deshaciendo de aspectos más formales. Creo que incluso acabaré descartando poner la biografía del autor y la ficha técnica del libro, conservando el número de páginas, eso sí. Ya iré viendo.

    También noté que muchos blogueros actualizan los blogs cada semana para contar lo que van leyendo. Yo empecé a hacerlo y me estresaba porque me doy cuenta de que leo menos que otra gente. Igual un libro me dura dos o tres semanas y estaba todo el tiempo sintiéndome culpable por no acabar los libros de una semana para otra. Así que ya no hago entradas cada semana, ahora las hago cuando cambio de lectura o me apetece actualizar. En resumen, que mi blog es nuevo y lo voy adaptando poco a poco desde el "modelo formal" que más o menos copié de otros, a una versión mucho más austera. Incluso el modo de reseñar se irá haciendo cada vez más coloquial. Los formalismos acaban por aburrirme, y no quiero que mi blog me aburra. Quiero que me dure tanto como mi base de datos o más, y para eso tendrá que evolucionar por fuerza hacia algo mucho más sostenible. Sobre todo ahora, que estoy embarazada y en unos meses espero a mi pequeñuela.

    Lo que sí hago ahora también es, como lectora, comentar más en los blogs de reseñas. Pienso que la gente lo agradece. Unas veces visito unos y otros otros, no tengo lista fija todavía, llevo poco tiempo en el mundillo como para conocerlos bien. Supongo que llegaré a hacerlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  43. Hola...muy interesante entrada...Yo soy bloguera desde hace algún tiempito ,pero lectora de toda mi vida...yo no colaboro aun con editoriales, solo comento sobre los libros que me gustan y han marcado mi vida...me gusta tanto que tus reseñas sean a tu manera y no siguiendo los estándares , muchas veces innecesarios...buenísima entrada....ya te sigo y espero puedas visitarme cuando gustes...Un abrazo! http://monalisa40.blogspot.pe/

    ResponderEliminar
  44. Hola Teresa,

    Coincido en algunas impresionas de las que nos cuentas aquí.
    A mí también me cuesta muchísimo hacer reseñas. Supone trabajo, esfuerzo y plasmar lo que te ha trasmitido un libro nunca es fácil.
    Creo que al final de lo que se trata es de encontrar nuestro propio estilo sin agobiarnos.
    Te he conocido a través del blog El búho entre libros, y con tu permiso me quedo por aquí.
    Un saludo!! ;)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...