martes, 21 de octubre de 2014

Muchachas, de Katherine Pancol


Título: Muchachas
Título original: Muchachas
Autora: Katherine Pancol
Traducción: Montserrat Roca
Nacionalidad: Francia
La Esfera de los libros, 2014
416 páginas.
Precio: 18,90 euros.
ebook: 7,59 €





Laky de Libros que hay que leer, Tatty de El universo de los libros y Albanta de Adivina quien lee sorteaban 15 ejemplares de Muchachas, de Katherine Pancol, y como Los ojos amarillos de los cocodrilos me gustó, aun no habiendo continuado con la serie, me animé a participar en el sorteo, y me alegré cuando gané el ejemplar. Miré la sinopsis, no contaba mucho (lo cual está muy bien, porque no me gustan que me destripen más de medio libro antes de empezar a leerlo), pero no especificaba que hubiese protagonistas de la primera trilogía. Lo cual creo que es un error. Creo que mi reseña va a empezar y terminar igual: La mitad de Muchachas me ha gustado, la otra mitad no. Y por el camino me he sentido perdida y un poco engañada. A ver si cuando llegues al final de la reseña, te queda claro por qué, y te quedas de la novela lo que más te guste (que no es todo malo, que conste).


Argumento
De la autora de Los ojos amarillos de los cocodrilos

MÁS DE UN MILLÓN DE EJEMPLARES VENDIDOS EN FRANCIA
Esta novela está llena de chicas.
Ellas llevan la batuta.
De Nueva York a París, de la Borgoña a Londres o a Miami.
Chicas que inventan, se encienden, aman.
¿Y los hombres?
Ellos también están.
Pero son las muchachas las que bailan, bailan, bailan.
Ellas hacen volar su destino esplendoroso.
¡Y esto solo acaba de empezar!


Mi opinión
La novela tiene cuatro grandes capítulos. El primero y el tercero, dedicados a dos de los personajes de las novelas anteriores. El segundo y el cuarto, a la nueva historia y los nuevos personajes.

Muchachas comienza con Hortense, la hija insoportable del primer libro, a la que yo no tragaba. Han pasado dos libros desde que yo la dejé, y sigue igual, solo que en vez de en Francia, en Estados Unidos, y con novio. Mal empezamos. Un personaje con el que no logré empatizar, en un capítulo que no te cuenta nada, y con el que andaba un poco perdida por no saber qué ha pasado en las dos entregas anteriores. Y eso que me leí el primero, que si no, no sabría ni de quién me estaban hablando.

Después de un día anodino en la vida de Hortense, conocemos a los nuevos personajes. Te los presenta de sopetón, y al principio tuve dudas de si me estaba perdiendo algo que también se hubiese contado en la otra trilogía. Pero enseguida me situé, y la historia me atrapó. Y cuando estoy en mi salsa, conociendo a Stella y el universo que la rodea, cambia de capítulo y, esta vez, volvemos a la vida de Josephine. Y aquí ya sí que te pierdes.

AVISO A NAVEGANTES: Si no te has leído la trilogía de los animales, y tienes intención de hacerlo, sáltate este párrafo. Vale, hecha la advertencia, continúo. (Lo que está en cursiva es lo que yo me iba preguntando mientras leía este capítulo). Jo sigue siendo la misma mujer insegura y baja de autoestima que en el primer libro. Han pasado dos libros por ella, y sigue exactamente igual. (Mi conclusión: Si con dos libros de por medio que no me he leído, Jo sigue igual, no le ha tenido que pasar gran cosa). Solo que ha cambiado de novio. Sí, de pronto descubres que está con el que era el marido de su hermana (¿ah, que se han separado? ¿Y Jo se ha atrevido a “quitarle” el marido a su hermana, con lo idolatrada que la tenía y lo poco cosa que a su lado se sentía). Pero no, resulta que Iris está muerta (¿ah, que la mataron? Vaya, eso sí que hubiera sido interesante leerlo, y no esto que me está contando sobre un  hotel y no sé que de sentirse fea, exactamente igual que cuando la conocí hace años). Y, por supuesto, sigue sintiéndose insegura, aún no ha superado que su madre medio la dejara ahogarse en el mar. (Vale, reconozco soy un poco mala, eso te crea un trauma o dos, pero quilla, que es la cuarta novela sobre ella, tendría que tenerlo más que superado). Se acaba el capítulo. Y ya. No sabes más de ellas. (Y yo casi doy saltos de alegría).

Conclusión: Los capítulos de Hortense y Jo sobran totalmente. Te cuentan un día normal en sus vidas, en el que no ocurre nada. Me ha resultado completamente indiferente, rompen el ritmo de la historia (de la que aún no te he hablado), y si alguien no se ha leído la anterior trilogía (cosa que en ningún lado del libro especifica que debes hacer), andará más perdido que un pingüino en el desierto, y con un cabreo monumental (al menos yo lo cogí) por no enterarse de la mitad, y tener que “tragarse” una historia aburrida, que no aporta nada, con unos personajes planos (si en el cuarto libro, eres igual que en el primero, algo va muy mal) y que distraen de la historia nueva, la que se supone que Katherine Pancol nos iba a contar.

Y tras desahogarme con lo malo, vayamos a lo que sí merece la pena del libro: los capítulos pares, la nueva historia.

Conocemos a Stella y a su madre. Stella sufrió maltrato por parte de su padre, y tuvo que ver cómo éste maltrataba a su madre, pensando que eso pasaba en todas las casas, hasta que descubrió que su padre era encantador de puertas para fuera, y un monstruo de puertas para adentro, y que eso no era así en todas las familias. La historia es dura (todas las historias de malos tratos lo son). Vas conociendo el pasado de Stella, y su presente. El daño que le hizo su padre, y el que sigue haciéndole a su madre, pues ella pudo escapar de esa casa, pero su madre sigue allí atrapada. Y te vas metiendo en la historia (hasta que llega el siguiente capítulo, el de Jo, y te vuelve a sacar). Pero bueno, llegas al capítulo cuatro, y te reencuentras otra vez con los personajes que sí evolucionan, con una historia interesante y que va a más. A esta parte de la historia le doy un notable alto, se leía con facilidad, y con ganas de conocer más. Y llegamos al final. Por llamarlo de alguna manera. Decir que es un final abierto es quedarse corto. Es un capítulo normal, que termina, y el próximo capítulo comienza en el siguiente libro. Así, tal cual.

Os voy a decir lo que más me ha cabreado. La historia, de verdad, era buena. Pero la autora ha tenido miedo y, junto a la editorial, ha decidido meter a personajes de la anterior y exitosa trilogía, para atraer a dichos lectores a esta nueva trilogía. Con esto la ha fastidiado pero bien. Los que no hayan leído la anterior trilogía, van a estar perdidos, y sin ganas de continuar con la novela. Y los personajes, de verdad, o no dan para más, o la autora no ha sabido exprimirles más jugo de lo que ya hizo en la trilogía de los animales.

8040-maltrato

La autora dice que lo ha hecho porque los personajes antiguos se metían en la historia, reclamando su lugar. Y que así, disminuía la dureza de la historia principal, pues es verdad que por momentos era dura. Resultado: En vez de sacar un buen libro con una buena historia, ha sacado tres con dos historias, una buena y otra regular (siendo generosa), y haciendo que, al menos yo, me sienta un poco estafada y cabreada. ¿Que si me voy a leer los siguientes? Creo que no, dejaré que alguien que sí los lea, me cuente el final de lo que me interesa. Y mejor no hablamos de cómo “une” ambas historias, porque esa “explicación” está cogida con pinzas, y lo único que se me vino a la cabeza fue un: “Venga ya, esto era lo que me faltaba.

En fin, no pretendía ser tan dura con la novela, así que voy a repetirlo: los capítulos dos y cuatro me han gustado mucho. Una historia interesante, entretenida, dura, con personajes creíbles y que me han gustado. Pero aderezado con dos capítulos que restan fuerza a la historia, rompen el ritmo y como lectora me sentí engañada (además de perdida y enfadada).

¿Conclusión? Lee otras opiniones, y fórmate tu propia idea. No puedo recomendar ni dejar de recomendar la novela. Yo, si llego a saberlo, me hubiese saltado los capítulos impares, evitando coger un cabreo, y disfrutando con lo que realmente merece la pena.


Lo que más pena me ha dado es que una buena historia haya quedado difuminada con una que sobra y me ha dejado indiferente.

lunes, 20 de octubre de 2014

Comenzando la semana con... #19

Este mes estoy "calculando" muy mal lo que tardaré en leer cada libro. El lunes tendría que haber empezado Gataca, para la lectura simultánea organizada por Laky, pero empecé más tarde y aún sigo leyéndolo. Me encanta Thilliez, es brutal. Hoy termino su lectura, y ya he visto en Twitter que le preguntaban a Laky que para cuando el siguiente...

Y un libro que pensaba empezar la semana pasada, pero que al final comienzo mañana, es Los tres violines de Ruven Preuk, de Svenja Leiber. (Ayer publiqué el encuentro con la autora, puedes leerlo aquí). Tengo muchas ganas de leerlo, creo que va a ser una historia dura, pero que me va a gustar mucho.

Y por último, terminaré la semana con otro libro que me apetece un montón: Mañana es Halloween, de Israel Moreno. Me lo ofreció el autor, he visto opiniones muy buenas sobre él, y lo voy a leer dentro del mes dedicado a las novelas autopublicadas.

Ya os iré contando qué tal están mis lecturas. De momento, octubre está siendo un mes buenísimo, espero que se mantenga mi racha.





domingo, 19 de octubre de 2014

Presentación de Los tres violines de Ruven Preuk, de Svenja Leiber

El pasado 23 de septiembre acudí a un encuentro bloguero que organizó la Editorial Malpaso en el hotel NH Zurbano, para conocer a Svenja Leiber, autora de Los tres violines de Ruven Preuk.

Y aunque había una traductora de alemán, el encuentro terminó siendo en inglés, por lo que fue más cercano al hablar directamente la autora con nosotros. También descubrí que no tengo el inglés tan oxidado como creía, porque me enteré de casi todo.

Svenja nos habló de cómo surgió la novela. En un pequeño pueblo, el dueño de la granja poseía tres violines, y uno de ellos era muy valioso, pero no sabía cuál de los tres era. El protagonista de la historia es sinestésico, es decir, “ve” la música. La novela, además de contarnos la vida de este peculiar violinista, recorre la historia de Alemania en el siglo XX, así como la música y el arte en esta época.

La autora toca el violín, y nos contó que para ella es un punto central del ser humano, pues la música tiene la capacidad de cambiarnos.

Malcom Otero y Svenja Leiber

La presentación de la novela corrió a cargo del director editorial de Malpaso, Malcom Otero. Nos estuvo contando cómo llegó esta novela a ellos, con una simple frase que les llamó poderosamente la atención: “El protagonista es sinestésico”. Indagando más sobre la novela, se decidieron a hacerse con ella a ciegas, basándose en la calidad y no en las ventas, pues Los tres violines de Ruven Preuk se ha publicado en Alemania esta primavera, por lo que cuando se hicieron con los derechos de la novela en España, aún no había datos del éxito que ha tenido allí. También nos contó que es un libro duro, pero salpicado con ironía.

Svenja Leiber, tímida pero muy simpática, supo transmitirnos todo lo que había puesto en la novela, y los allí presentes salimos con muchísimas ganas de leer Los tres violines de Ruven Preuk. Aunque en vez de salir con esta novela, se vino con nosotros Que levante mi mano quien crea en la telequinesis, de Kurt Vonnegut, porque acabó por error en la presentación, en vez del libro de Leiber.

Pero a los pocos días, la editorial Malpaso nos envió Los tres violines de Ruven Preuk, y dedicado por la autora, y mañana comenzaré su lectura, con muchas ganas. La edición está muy cuidada, con la portada en blanco y el canto del libro en negro.

Por último, quería agradecer a la editorial Malpaso y a la agencia RENZO el poder haber acudido al encuentro con Svenja Leiber, el cual fue muy agradable. Y saludar a Laura, de La hierba roja, a quien conocí allí y cuyo blog no conocía, pero que me ha encantado, y al que os recomiendo echar un vistazo.

viernes, 17 de octubre de 2014

Resultado del sorteo de La marca de la luna

Queríamos agradeceros a todos la amplísima participación de este sorteo, señal inequívoca del gran interés que despierta La marca de la luna de Amelia Noguera, una novela que no os defraudará.





Y ya sin más la persona afortunada por random ha sido:





Marilú CuEnTaLiBrOs



Tienes 48 horas para mandarme tus datos postales a pedroesantos@yahoo.es. La editorial será la responsable de mandarte el libro



Quienes no habéis tenido la fortuna de ganar, en Un lector indiscreto sortean tres ejemplares de La marca de la luna hasta el 31 de Octubre.

Las bases AQUÍ

lunes, 13 de octubre de 2014

Comenzando la semana con... #18

Esta semana continúo con La marca de la luna, de Amelia Noguera. Me está gustando mucho, la prosa de Amelia es una delicia y Lila es uno de esos personajes que te atrapa sin remedio.

Y hoy comienza la lectura simultánea de Gataca, de Franck Thilliez. No suelo leer dos libros a la vez, pero en esta ocasión voy a hacer una excepción, porque me encanta comentar a Thilliez en Twitter, por lo que Gataca será mi lectura secundaria mientras hago ejercicio en la bicicleta estática.

Y mi última lectura para esta semana será Los tres violines de Ruven Preuk, de Svenja Lieber. Fui a un encuentro bloguero con la autora (esta semana por fin os traeré la crónica), y salí con muchísimas ganas de leer la novela, tengo la sensación de que me va a encantar.



Quitando un libro (que mezcla dos historias donde una me gustó mucho, y la otra me resultó totalmente indiferente), octubre está siendo un mes buenísimo. Espero que mis próximas lecturas sean tan buenas como hasta ahora.


Y tú, ¿qué estás leyendo ahora mismo?