lunes, 23 de marzo de 2015

Cuarto menguante, de Jaume Palau

Título: Cuarto menguante
Autor: Jaume Palau
Ilustraciones: Antonio Luque
Nacionalidad: España
Silva Editorial, 2013
422 páginas.
Precio: 15 euros


Argumento (parte de la solapa interior)

Cuarto menguante es el desarrollo de una metáfora literaria y gráfica. Los relatos van adelgazándose en palabras, que no en intensidad, hasta convertirse en auténticos microrrelatos y sentencias cortas o semillas.


Mi opinión

Cuando el autor, Jaume Palau, se puso en contacto conmigo para ofrecerme su libro, me picó el gusanillo por su Cuarto menguante. He tardado en traéroslo al blog, porque nunca sé muy bien cómo reseñar un libro de relatos. He disfrutado mucho con Cuarto menguante. Como dice en la solapa, el libro, haciendo oficio a su título, va de más a menos, pero en la extensión de los relatos, no en la intensidad o lo que transmiten. A pesar de su escasa longitud, Jaume Palau sabe transmitir mucho con las palabras. Los relatos No debiste hacerlo o Mañana de reyes me tocaron la fibra sensible. Esa es mi vida me mostró una vida muy diferente a la mía… o quizá no tanto. Rebajas nos transporta a un futuro aterrador, no sólo por lo que cuenta, sino porque puede que sea el que nos espera. Y El libro del olvido me hizo soñar con un libro como el que nos descubre, y lo que pasaría si fuese real. Y por último, están las Semillas, esas breves historias contadas en un párrafo, una oración o una simple línea, las guindas perfectas para terminar Cuarto menguante.
Una de las Semillas me ha hecho especialmente gracia: <<Y dijo Dios: “No es bueno que el hombre esté solo”. Y creó los papeles.>>

Espero que os pique la curiosidad con Cuarto menguante como me pasó a mí. He disfrutado mucho con su lectura, me ha parecido unas veces original, otras divertida, y otras veces los relatos invitaban a la reflexión y se quedaban dando vueltas en mi cabeza. Tal vez por eso me dio una neura, y he creado un cuento con los títulos (por orden) de los relatos, y con una última frase que aúna el título del libro con el último microrrelato. Os lo dejo a modo de epílogo, de estos relatos que, unidos a las ilustraciones de Antonio Luque, no dejan indiferentes.


A modo de prólogo voy a contaros la historia de El joven que quería ser poeta, ejerciendo Un criterio propio para la búsqueda de las musas. Pero llegó a la Vejez y De  ninguna manera logró que éstas vinieran a él. Así se originó en su mente la Génesis de un asesinato. “Esa es mi vida” –pensó el joven–. “Tanto tiempo Gálata Sforza para atraer a las musas, y ahora mi sino será su muerte o la mía”. Así, Una extraña enfermedad infectó al anciano joven que quería ser poeta en Navidad, invadiendo cada Escena familiar de su hogar, con él y su escritura como únicos miembros de su familia. Empezó escribiendo en El libro del olvido (comprado en las Rebajas), sustituyendo la historia de El Wasa y su hundimiento por la de El sultán y el visir, quienes encontraron En la selva al corcel que les llevaría directos al Laurel, el oro y la púrpura tan ansiados por el sultán. “No debiste hacerlo” –le reprochaba el visir. “Alabe el mundo mi proeza” –replicaba el sultán–. “La decisión fue fácil. Cuando leí en el Manuscrito hallado en una botella la fecha del Fin de año, y que solo la Esperanza Violeta encontrada El día de abril del año 30 me libraría de la Nada y me poseería De las cosas maravillosas que anhelo aun a riesgo de acabar con el resto de la humanidad, no dudé en traspasar La puerta del éxito, pues no es verdad que El hombre es bueno por naturaleza, y no existe el Amor más allá de la muerte”. Mientras el anciano que ya no buscaba ser poeta si no encontrar a las musas para acabar con ellas reescribía su historia, fue interrumpido por El inspector de Hacienda, que buscaba el Progreso en su trabajo, siguiendo los mandatos de su padre y que Un buen hijo como él debía cumplir. Y aquí fue cuando la extraña enfermedad del ancianísimo ex futuro poeta se manifestó: Decidió acabar con todo y regalarle El libro que llevaba toda su vida escribiendo y que estaba incompleto. Al fin y al cabo, había Oído en la panadería cómo El entomólogo del barrio le decía al pandero que no había ninguna Casualidad en las Antípodas. Ni eso, ni ninguno de sus afanes en esta vida tenían sentido. En doce horas sería la Mañana de Reyes y él sería… ¡Al fin libre! Se dio cuenta de que por muchas Revoluciones que llevara a cabo, las Revelaciones que él buscaba jamás le serían desveladas. Y de esta manera, la noche de Reyes se llevaron a cabo las Permutaciones necesarias para que el poeta se fuera al Sahara  y encontrara un Final feliz a su historia, teniendo una Vida en pareja después de tantos años recluidos en su soledad autoimpuesta. A falta de hijos, se compró un perro al que llamaron Lázaro, y con ambos en su vida, fue El doble de feliz que como él siempre imaginó la dicha de las Familias felices. Y en vez de buscar a las musas, ya fuera para atraparlas, capturarlas, valerse de ellas o asesinarlas, dedicó sus últimos años de vida a La caridad, sembrando el mundo de Semillas, para que un día éstas germinaran, y no tener que dar la razón al sultán de su cuento con aquello de que El lobo es un lobo para el hombre y que la única meta en la vida es el éxito, pues éste fue demasiado esquivo para él de la manera como el anciano poeta se figuró en su juventud que era.


Y con la luna en Cuarto menguante brillando en la última noche del anciano sobre la Tierra, entendió que El Paraíso está en la mirada.

21 comentarios:

  1. A priori no lo voy a buscar pero igual si cayera en mis manos le daría una oportunidad.

    ResponderEliminar
  2. Voto porque el autor incluya ése epílogo en su libro, ¡plas, plas, plas!
    Yo no era muy de relatos, pero oye, últimamente les estoy cogiendo el tranquillo y no te digo yo que no...
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que éste lo dejo pasar. MI cupo de relatos del año lo tengo ya en la estantería y salvo que me venga alguno por iluminación divina, no creo que incremente su lectura.

    Bs.

    ResponderEliminar
  4. Pues ahora si que has conseguido que me pique la curiosidad. Me encanta cuando un libro te impresiona tanto que acabas creando este tipo de textos. Yo tambien voto a que se incluya en otras ediciones jeje. Me lo apunto, no lo dudes. Besos

    ResponderEliminar
  5. Anda, qué curioso me parece lo que nos explicas sobre este libro de relatos que adelgazan (y además ilustrados), me lo llevo que últimamente tengo muy abandonados los relatos. Bss

    ResponderEliminar
  6. A mí los relatos me gustan mucho y como nunca sé si estoy ante una joyita, siempre los dejo entrar. Besos.

    ResponderEliminar
  7. No me gustan mucho los libros de relatos, así que este no me lo apunto. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Me encantan los libros de relatos porque cada uno suele tener algo diferente que aprovechar. Este me lo llevo. Quizá le haga hueco. Una reseña magnífica! Besos!

    ResponderEliminar
  9. Vaya un libro de relatos más curioso me lo llevo apuntado, un beso

    ResponderEliminar
  10. Wow!! solo por el esfuerzo de hilarlo todo me has despertado curiosidad, muy bonito Teresa, habrá que echarle un ojo.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Pedazo de entrada que te has marcado! Muy bonita y me ha dejado con ganas de leer este libro de relatos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Eso... tiene... que... ser... mío. ¡Lo necesito! Ahora que, no tengo ni idea de donde conseguirlo pero apenas se cruce no dudaré en apropiarme de él.
    Me encantó cómo se relaciona el título con su interior. Los libros de relatos últimamente me caen de perlas.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Suelo disfrutar de los relatos, asi que no lo descarto, gracias por el descubrimiento. Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Realmente es difícil reseñar una novela de relatos. Yo lo he hecho con algunos pero siempre me queda el gusanillo de haber dejado algo en el tintero.

    Tu entrada es estupenda y despierta las ganas de leerlo, aunque lo voy a dejar apuntado para más adelante.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Excelente entrada. Me encanta que los relatos vayan menguando conforme pasa la lectura.

    ResponderEliminar
  16. Mira que me gustan los relatos Teresa, pero hoy no me tientas. Me habré levantado con el pie equivocado. 1beso!

    ResponderEliminar
  17. la verdad es que no conocía al autor, me alegra que te haya gustado... aunque esta vez lo dejo pasar.
    besos!

    ResponderEliminar
  18. Es que los relatos me dan una pereza...
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Bravo Teresa! Me has tentado ;) me gusta lo que nos cuentas y como nos lo has contado.
    Tomo nota.
    Gracias por tu reseña. Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...