jueves, 1 de octubre de 2015

La vida en minúsculas, de Gabriel Neila

Título: La vida en minúsculas
Autor: Gabriel Neila
Nacionalidad: España
Pigmalión, 2014
97 páginas.
Precio: 15 euros



Gabriel Neila, el autor, me escribió para hablarme de sus dos libros, y ofrecerme alguno si estaba interesada. La vida en minúsculas captó mi atención enseguida, el título me pareció muy sugerente; al fin y al cabo, la vida se compone de las pequeñas cosas, y un conjunto de relatos contando las vidas anónimas de los vecinos de una ciudad me atrajo enseguida.


Argumento (parte de la solapa interior)

Tenemos entre nuestras manos una "novela" que sólo en apariencia es modesta. Se trata de una colección de cerca de una veintena de relatos unidos por una temática común, con una estructura tan coherente que, más que un libro de relatos parece una novela cuyos capítulos son historias casi independientes contadas cada una desde un punto de vista narrativo propio. El estilo es espontáneo, informal, sobrio y rápido. Presenta una estructura perfectamente circular: empezamos con un escritor en busca de ideas para su libro; terminamos con la presentación de este mismo libro que tenemos entre las manos. Alberto Cifuentes, el narrador de La vida en minúsculas, es un escritor sin argumentos, que se siente eclipsado después del éxito obtenido con sus obras anteriores. Cuando comienza a escribir su primer libro de relatos, comprende que los vecinos de la ciudad donde vive tienen historias interesantes que pueden servirle de ayuda. No obstante, en Moraleda nada es lo que parece, y todo el mundo tiene algún secreto. Pero ¿hasta qué punto podemos fiarnos de Cifuentes? ¿Son reales las historias que nos cuenta? 


Mi opinión

El libro comienza con un prólogo extraordinario de Helena Cosano. Nos habla de la vida en minúsculas frente a la vida en mayúsculas (muy interesante su reflexión sobre cómo damos más importancia a las cosas grandes, cuando las pequeñas son las que conforman nuestro día a día y acaban siendo las realmente importantes), y nos cuenta en dónde vamos a sumergirnos con la lectura del libro que tenemos entre manos.

Después, en primera persona, Alberto Cifuentes (el álter ego de Gabriel Neila) nos relata su vida, en el punto en que se encuentra, lleno de apatía y frustración. Tiene que entregar a su editor el manuscrito de su libro de relatos, de cual no ha escrito ni uno solo. Frente al bloqueo que sufre, decide salir de su casa para dar una vuelta por el barrio. Durante ese paseo, piensa que la vida de sus vecinos es muy interesante, y que daría para escribir una novela. Y de ahí sale el germen de La vida en minúsculas. El escritor (y nosotros con él) se cuela en las casas y en las vidas de sus vecinos de Moraleda, y es cada vecino quien, en primera persona, nos cuenta un retal de su vida.


Me ha gustado ese juego de metaliteratura, no saber qué es real y qué inventado, hasta qué punto son la misma persona Alberto y Gabriel, qué tienen en común y en qué se diferencian. Meterte en el libro, y no saber quién deja de ser personaje reconocido, para ser un personaje disfrazado de persona.

Son relatos muy breves, independientes, pero al mismo tiempo interconectados. Son vidas simples, pero también complejas. Historias cotidianas, cercanas, reales. Sacamos nuestra vena cotilla, queriendo saber más, conocer a otro vecino más de Moraleda, averiguar lo que se oculta tras una vida en apariencia anodina.


En definitiva, La vida en minúsculas es un libro breve (no llega ni a las cien páginas), que me ha durado un suspiro y con el cual he disfrutado mucho. Y que me ha hecho mirar de una manera distinta a mis vecinos, pensando qué ocultarán cuando no nos damos los buenos días ni hablamos del tiempo en el ascensor. Y, por supuesto, me quedo con la vida en minúsculas, como decía al principio, son esos pequeños detalles los que realmente conforman nuestra vida, y si nuestro día a día se compusiera todo el rato de momentos grandilocuentes, estos acabarían perdiendo el significado y la importancia que les damos.


14 comentarios:

  1. A mí también me ha gustado este libro. La mezcla de novela y relatos me ha resutlado curiosa.

    ResponderEliminar
  2. Me despiertas la curiosidad a pesar de que al principio no lo veía claro.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tiene buena pinta, a ver si cae en mis manos. Un besote

    ResponderEliminar
  4. Pues me lo anoto en la wishlist. Pensaba q no... pero tiene algo que me va cautivando,
    BEsos

    ResponderEliminar
  5. Reconozco que no me llama demasiado
    de momento no creo que lo lea
    un beesito

    ResponderEliminar
  6. Aunque no tenga nada que ver me ha recordado a Carlos del Amor y su Año sin verano. Besos.

    ResponderEliminar
  7. A pesar de tu buena opinión a mí no termina de atraerme, de hecho me lo ofreció el autor, pero los relatos me dan muchísima pereza.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Me encantó y el prologo de Helena genial, una autora cuya pluma me atrajo la curiosidad. Tan sencillo y con tanto dentro de las historias de Gabriel que se hace corto pero intenso.

    ResponderEliminar
  9. Un título sugerente. Y parece que hay muy buenas historias en él. Lo tendré muy en cuenta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Pues habrá que apuntarlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Por lo que nos cuentas, es un interesante libro de relatos y, por encima, rebosante de metaliteratura. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Lo voy a dejar pasar Teresa, no soy mucho de relatos...
    besos

    ResponderEliminar
  13. Jo, pues con lo que me gustan a mí los relatos... No me importaría nada. Me parece que pueden gustarme. Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...